Nuestros Viñedos
 
 

Nuestro terruño cubre más de 200 hectáreas con orientación Noroeste/Sudoeste. De terrenos sobrios, secos, arenosos con algo de limo y bastante tosca elevados a 700 msnm.  Con inviernos duros y veranos largos y calurosos. La diversidad es el patrón, tanto en edad de los viñas, que oscila entre los más de cuarenta años de las monastreles viejas hasta la última plantación en el invierno de 2011; Como en la paleta de variedades que componen el viñedo. Aunque mayoritariamente cubierto por Monastrell,  también hay variedades con alta presencia como la Sauvignon Blanc. En definitiva hemos buscado el equilibrio a través de la diversidad, con variedades como Syrah, Petit Verdot, Merlot, o Cabernet Sauvignon, que intervienen en la elaboración de los caldos tintos. Esos vinos tintos en los que siempre interviene nuestra variedad autóctona, nuestra admirada Monastrell, que aquí vive en su casa.

Contamos con una pluviometría escasa, que no arriba a los 350mm/año a la cual añadimos riego lo estrictamente necesario. Se aplica bajo criterios muy exactos que miden la humedad y canopia de cada planta mediante vigilancia satelital con sensores en cada parcela. Es el modo de conseguir un proceso de maduración fenólica acorde a una evolución establecida en los parámetros que darán un salto de calidad a la cosecha.
En la recolección se cuidan todos los detalles. Se vendimia de noche cuando la temperatura es más baja para que el fruto llegue fresco e inalterado a la bodega. Allí se selecciona y separa manualmente racimo a racimo. Fermentamos con el hollejo para que las propiedades de la piel se transfieran al vino y filtramos sin prensas y sin prisas. 
Para la elaboración disponemos de depósitos de acero inoxidable termocontrolados y una extensa cava de barricas subterránea donde trabajamos con las mejores maderas europeas y americanas, con las variables de humedad y temperatura automatizadas, y donde el entorno pone el resto para conseguir caldos únicos identificados plenamente con la tierra que los vio nacer.

 AMOR POR EL VINO

 La calidad de nuestros vinos nace en el campo. Antiguas tradiciones de cultivo, demostradamente sostenibles, combinadas con las más avanzadas tecnologías. Trabajamos con mimo nuestros cultivos, cuidamos con amor de esta tierra bendita que nos da su mejor fruto.

“Nuestros vinos tienen alma, despiertan sensaciones, recuerdos familiares, reflejan el cariño y el esfuerzo en lo que hacemos. Además nos permiten rescatar y mantener vivas nuestras tradiciones, mostrando al mundo la cultura propia de nuestra tierra, nuestro legado”. Francisco Gómez

 

 

 
     
     
   
     
 
 
 
 
 
 
 
 
  Enlaces de interés  
 
Email
* Campo obligatorio
 
 
 
 
 
 
     
    Aviso Legal    
 Powered by justdust.es Designed by Dosign.net